Lo paradójico es que, pese al mensaje que invita a dejar las pantallas, el vídeo se ha convertido en un bombazo en Internet: un mes después de su lanzamiento, acumula 40 millones de visualizaciones.

Estamos ansiosos por desconectarnos pero no somos capaces de conseguirlo.