Creatividad

Cafés de silencio: una franquicia con futuro

Imagen

Entras en una tienda y oyes música intercalada con anuncios de ofertas y llamadas al señor García para que se presente en el mostrador central. Sales. Te metes en un metro atestado de gente (los recortes han provocado una disminución de la frecuencia en los trenes). Sales del metro. Miras tus notificaciones de Twitter. Te diriges al trabajo mientras compruebas si a tus seguidores les ha molado tu última creación en Instagram. En la oficina, es difícil concentrarse en algo porque la moda de lo diáfano ha convertido en una heroicidad el aislamiento de conversaciones, llamadas telefónicas, alertas de Whatsapp…

Sigue leyendo

Estándar

No es un spot. No es un vídeo. No es una promoción. Tampoco es un intento de hacer que el bien resulte atractivo. No es nada de eso.

Es un modelo de creatividad publicitaria con fines sociales que no dice cosas bonitas ni pretende que suspiremos compasión al ver su mensaje.

Primero cambia las cosas utilizando una GRAN IDEA combinada con la tecnología. Y después de cambiar las cosas, se las cuenta al mundo para que sigan cambiando.

Lo que han hecho la agencia holandesa Lemz y la ONG Terre des Hommes está arreglando la vida a cientos o miles de chicos y chicas en Filipinas. Si luego termina ganando uno de los grandes premios de la Publicidad en el festival de Cannes será casi lo de menos (aunque lo hará).

En mi opinión esta es una de las grandes campañas de 2014.